Belleza Femenina




Belleza Femenina
Concepto Relativo

El término belleza, uno de los más contradictorios y respetados de nuestro lenguaje, se utiliza en el habla cotidiana para adjetivar objetos, fenómenos, cualidades o hasta incidentes. Las asociaciones son tan dispares que una definición exacta de belleza se convierte en una tarea tan ardua como imposible. El vocablo bello se deriva del latín bellum, que es a su vez una traducción del concepto griego kalós, palabra que desde su origen no tiene atribuciones concretamente delineadas.

Por ello, hablar de “la belleza”, ha sido uno de los temas más debatidos y fascinantes en la historia de la cultura y el arte. Asimismo, es necesario afirmar que los cánones, las modas, los gustos varían según épocas, culturas e individuos. El mismo objeto, ya sea físico o moral, nunca induce a una percepción individual igual a la de otra persona. Ahora bien, establecer una relación entre arte y belleza es un asunto conflictivo. Para algunos, los campos de una y de otra son perfectamente independientes, y ni el objeto del arte es la belleza, ni ésta se manifiesta de forma particular en aquél.

Para otros, en cambio, no existe la duda de que la tarea principal del arte es la representación material de la belleza, siendo que existen argumentos para las dos opiniones; como se comprenderá, todo depende del alcance de nuestra noción de belleza. Los críticos e historiadores del arte son los que de algún modo determinan lo que es arte y lo que no, lo que debe figurar en los libros o museos y lo que debe desecharse. Pero conceptualizar la belleza es algo un tanto más complicado. Bello… ¿para quién? ¿Cuándo? ¿En dónde? ¿Por qué? Recurramos a algunas obras de arte que nos pueden ayudar a contestar los cuestionamientos.

Rubens y su interpretación de belleza: El Renacimiento, movimiento artístico y humanístico que surgió en el siglo XV en Italia, había establecido y marcado los cánones y estándares de lo que sería la belleza ideal en el arte, poniendo de manifiesto el gusto por la vida, la sensibilidad, los colores, la luz y la belleza del cuerpo humano. Todo el arte europeo de la época moderna se basó en las formas desarrolladas por los artistas italianos. Sin embargo, a lo largo del tiempo los estilos que predominan se conservan y desarrollan a partir de variaciones; es lo que conocemos como el gusto.

Pedro Pablo Rubens (Siegen 1577 - Amberes 1640) tomó del Renacimiento lo que le fue útil, y construyó un estilo propio. Se le distingue por el dominio de la forma humana y sorprendente riqueza en sus colores espléndidamente iluminados. La vitalidad, virtuosismo, hilaridad y voluptuosidad de sus cuadros ganó la aceptación de sus contemporáneos. Los artistas de los Países Bajos procuraban pintar de forma fiel lo que tenían ante sus ojos. No se preocuparon por los criterios de la belleza como sus colegas italianos.

467px-Peter_Paul_Rubens_111.jpg 180pxbouguereauvenusdetail5xw.jpg LastresGracias.jpg

Rubens, procedente de esta tradición a pesar de haber permanecido ocho años en Italia, creía de verdad en pintar lo que le gustase y provocar en el espectador la sensación de complacencia en la belleza múltiple y palpitante de las cosas, pintó tanto a hombres y mujeres como seres vivos, a los cuales refleja con toda su vitalidad. Rubens pintó cuadros inmensos y lujosos, con los que se decoraron palacios de reyes y príncipes alrededor de Europa que le hacían encargos. Su especialidad fue el cuerpo “barroco” que se reconoce por sus gruesas mujeres.

RUBENS20La20via20lactea.jpg

La esbeltez no estaba de moda en el Flandes de su tiempo, y Rubens se destacó por representar el modelo de belleza femenina de su época: mujeres robustas, de larga cabellera rubia y piel rosada, a través de sus eróticas representaciones de ninfas y diosas que propiciaban el desnudo.

Nuestra concepción de bello : Ahora, volviendo al tema de la belleza que nos ocupa, reflexionemos un poco. ¿Acaso los cuerpos de los cuadros de Rubens no son de una belleza extraordinaria? ¿O pueden no parecer bellos en la actualidad, cuando el ideal de belleza que manejamos tiene que ver más con cuerpos esqueléticos y raquíticos que con abundancia y generosidad de carnes?. A nuestro parecer, estos cuerpos y figuras son bellos en sí mismos y también dentro de su contexto.

El tipo ideal de la belleza femenina se ha transformado a través de los años y los siglos. Una mujer de apariencia fuerte, fértil, voluminosa, capaz de soportar el trabajo y la crianza de varios hijos, no es lo de hoy, pero era muy valorado en otras épocas. Cabe preguntarse, ¿podría estar alguna de las protagonistas de los cuadros en las pasarelas de moda? Estas obras y mujeres hablan por sí mismas, expresan la belleza y el genio de una composición. Belleza que tal vez reside en su proporción, calidez, naturalismo impregnado de genialidad creadora, pero único en cada una de ellas.

A traves del Tiempo: La belleza no se puede encuadrar ni reducir a lo conocido en un lugar y tiempo. En el Flandes de Rubens, sus cuadros se consideraban bellos a pesar de no seguir de manera estricta los esquemas que el Renacimiento había marcado. Rubens fue uno de los primeros pintores de la historia que se hicieron ricos con su trabajo. Hoy en día, la belleza que emana su obra es innata a pesar que muchos le censuran por las mujeres “gordas” de sus cuadros.

Como dice Ernest Gombrich, esta desaprobación poco tiene que ver con el arte, y en consecuencia no la podemos tomar muy en serio, puesto que es frecuente convendría advertir que la complacencia en la exuberancia y en la agitación de la vida en todas sus manifestaciones libró a Rubens de convertirse en un mero virtuoso del arte, haciendo que sus obras pasaran de las decoraciones barrocas de los grandes salones a obras maestras que siguen conservando su vitalidad, incluso dentro de la atmósfera helada de los museos.

En El rapto de las hijas de Leucipo (1598), la vitalidad triunfa. El tema es el mitológico rapto de las hijas de los sabinos ordenado por Rómulo para poblar Roma, y ya que éstas no estaban dispuestas a ser ni viudas ni huérfanas, la paz se realiza entre los dos bandos. En esta obra, la armonía se logra por la conjunción de los contrarios, los cuerpos femeninos con gran estremecimiento sensual, anchos, descompuestos y de carnes palpitantes, se contraponen con astucia a la combatividad cerrada de los raptores Castor y Pólux, de cuerpos jóvenes, musculosos y piel morena. Incluso con los estándar de belleza actual, ¿podríamos aún hoy negar que estas obras son bellas?

El20rapto20de20las20hijas20de20Leucipo.jpg

Tag : Dungeon Natsumi Anime Sther

Comentarios

Enviar un comentario

Trackbacks


Hacer trackback para esta entrada.(Usuario de FC2 Blog)